Ejes Temáticos

POLÍTICA SOCIAL, EMPLEABILIDAD Y TRABAJO DECENTE

Impulsaremos una política social y de empleo basada en el reconocimiento de los Derechos Humanos individuales y colectivos, con el fin de promover el desarrollo humano, las oportunidades para todas las personas y la inclusión social.

Mejoraremos las condiciones de vida de la población, para así romper con las desigualdades históricas y estructurales. Esto lo haremos en colectivo y de manera interinstitucional, con una visión solidaria que permita construir un tejido social cohesivo, fortalecer nuestro Estado de Bienestar, erradicar la pobreza, acabar con la precariedad del empleo, y reducir la exclusión y todas las desigualdades. Con ello podremos materializar nuestra aspiración de garantizar derechos sociales al conjunto de la sociedad.

Impulsar esta visión implica tomar medidas que pasan por la ampliación de los programas selectivos, la consolidación de políticas universales y la implementación de políticas activas en el mercado de trabajo.

Por eso, en lo que respecta a políticas selectivas, ampliaremos la Estrategia Puente al Desarrollo y los programas que la conforman. Esta estrategia - diseñada para articular políticas de protección social dirigidas a la erradicación de la pobreza - deberá mejorar los impactos de la inversión pública en esta área con una atención integral que permita un piso de protección social y el desarrollo de capacidades y autonomía económica para una salida sostenible de las situaciones de vulneración.

Respecto de las políticas universales, ampliaremos y financiaremos de manera adecuada la matriz de protección social con el fin de garantizar el acceso a la educación, la salud, las pensiones, la vivienda y los servicios de cuidados.

Además, promoveremos un crecimiento económico inclusivo que permita una movilidad social ascendente y sostenible. Para lograrlo, se impulsarán políticas activas en el mercado de trabajo, así como una modernización de la legislación laboral que permita mejorar la empleabilidad de las personas, reducir la informalidad y robustecer el cumplimiento de los derechos laborales. Esto significa, entonces, un compromiso público con la implementación de la educación dual, un aprovechamiento total de la reforma al INA, esquemas de aseguramiento diferenciados, el fortalecimiento y modernización de la inspección laboral y el reconocimiento de derechos laborales en la economía digital.

Los logros históricos que ha tenido Costa Rica en la consolidación de un sistema de protección social hacen pensar que una sociedad más igualitaria es posible. Nos corresponde cerrar las brechas que erosionan la convivencia democrática.

Volver

SEGURIDAD CIUDADANA

Promoveremos una visión integral de la seguridad ciudadana fundamentada en la prevención y atención de las desigualdades sociales, donde se asuma que las soluciones estructurales a esta problemática pasan, necesariamente, por brindar oportunidades de bienestar económico e inclusión social a las personas.

Para consolidar este enfoque, fortaleceremos las articulaciones entre las instituciones de seguridad con las de desarrollo humano, creando coordinaciones multinivel que incluyan a todas las municipalidades del país. En el mismo sentido, buscaremos siempre que la atención penitenciaria tenga un enfoque de resocialización, respetuosa de los derechos humanos de las personas privadas de libertad y promotora de las nuevas oportunidades a las personas condenadas penalmente.

Fortaleceremos la visión civilista y respetuosa de los derechos humanos en la policía, y continuaremos impulsando su profesionalización, así como la mejora continua de su infraestructura, sus condiciones laborales y los equipos necesarios para realizar para su labor. De igual forma, promoveremos un trabajo coordinado entre los distintos cuerpos que se base en el análisis criminal con fundamento técnico, y que supere los discursos populistas sobre la seguridad. No olvidaremos tampoco involucrar a todos estos cuerpos en labores comunitarias.

La lucha contra el crimen organizado la haremos de forma firme e inteligente. Para ello, junto a la mejora continua de las operaciones conjuntas de los cuerpos policiales, es indispensable modernizar la legislación para atacar las estructuras criminales a través de su lucro. Esto implica la aprobación y modificación de normativa que fortalezca la lucha contra la legitimación de capitales y las manifestaciones injustificadas de riqueza. Seremos implacables contra el involucramiento - directo o indirecto - de personas integrantes de estructuras del crimen organizado con los partidos políticos y las personas servidoras públicas, especialmente en los gobiernos locales, instituciones policiales y judiciales.

De igual forma, atenderemos el sostenido crecimiento de la ciberdelincuencia, una manifestación criminal que se está convirtiendo en una de las principales amenazas a los distintos países y que es un fenómeno que no conoce límites ni fronteras.

Finalmente, buscaremos replantear el abordaje prohibicionista de la lucha contra las drogas por una visión integral, de salud pública, prevención y seguridad que permita hacer una evaluación crítica sobre los resultados de recurrir a la penalización como una solución a este tema. Esto implica abrir la discusión sobre una regulación responsable del cannabis.

Volver

POLÍTICAS DE ACCESO A DERECHOS

Impulsaremos políticas de inclusión desde una perspectiva feminista interseccional que tome en cuenta las diferentes intersecciones del poder sobre las desigualdades. Esto lo haremos porque consideramos que, para concretar una sociedad inclusiva, las desigualdades deben ser abordadas desde toda su complejidad.

Nuestro compromiso con los Derechos Humanos será total. No apoyaremos la postergación, concesión o negociación de los derechos fundamentales de la población, y haremos todo lo posible para que no queden en el último lugar de la agenda política prioritaria.

Buscaremos una sociedad plural e inclusiva, donde las voces de las personas que han sido históricamente excluidas puedan participar en la construcción de un país en el que quepamos todas las personas, y en el que las diferencias humanas sean vistas como una celebración de la identidad y de la riqueza multiétnica y pluricultural de Costa Rica.

Evidentemente, para poder concretar este compromiso es necesario un enfoque integral y transversal a nivel socioeconómico, donde las políticas económicas no estén separadas de los aspectos sociales, y donde lo público y lo privado sean ámbitos que se consideren de igual importancia. Únicamente respetando y asegurando los DDHH para todas las personas se asegura el ejercicio de una ciudadanía plena y democracias verdaderas.

Volver

EDUCACIÓN

La educación es un derecho humano, un generador de desarrollo y uno de los instrumentos más poderosos para reducir la pobreza. Permite reducir las brechas de desigualdad en todas sus formas, así como mejorar la calidad de vida, la salud y la paz social. Es la columna vertebral de la democracia de un país.

Por eso, trabajaremos para que el centro educativo sea el corazón de la comunidad, su motor de cambio, su espacio seguro. El vínculo con el espacio se debe de reconstruir, como un lugar para ir a jugar, divertirse, aprender. El centro es la fuente de bienestar en la comunidad. Por eso la educación debe entenderse y atenderse desde toda la comunidad educativa.

Para lograr lo anterior, el sistema educativo debe de ser flexible e innovador, con una gestión tan clara y transparente que logre autoevaluarse y potencializar puntos de mejora continua. Además, debe buscar una permeabilidad de comunicación y apoyo constante entre todos los niveles, donde todos los esfuerzos se enfoquen en apoyar a la persona estudiante.

De igual forma, también promoveremos una educación innovadora, tecnológica y moderna que prepare a todas las personas a estudiantes a hacer frente a los desafíos de la cuarta revolución industrial. Esto significa, indudablemente, que la oferta académica y curricular del país deberá actualizarse con el fin de que a nuestros niños, niñas y jóvenes se les brinden todas las herramientas educativas para desenvolverse en el cambiante mundo contemporáneo.

Finalmente, también trabajaremos por consolidar una educación pública de calidad, laica y democrática; una educación que se sustente en la ciencia y en los datos, que promueva la investigación, que sea respetuosa de la diversidad humana y los derechos humanos, y que busque adaptarse al indetenible cambio tecnológico que actualmente vivimos.

Volver

SECTOR AGRO

Para nosotros y nosotras el sector agropecuario y pesquero debe ser más competitivo, innovador, sostenible, resiliente al cambio climático y con menos emisiones. Debe brindar mayores facilidades a las personas agricultoras y productoras, y debe permitir consolidar un desarrollo rural inclusivo, justo y sostenible donde podamos, como país, cosechar prosperidad.

Por eso, buscaremos fortalecer las habilidades técnicas y comerciales de las personas agricultoras y productoras, e impulsaremos la inversión en infraestructura, investigación agrícola, servicios de extensión y desarrollo tecnológico, para así incrementar la capacidad y resiliencia de los sistemas de producción y productividad agropecuarios y pesqueros.

Para consolidar esta visión también es necesario fortalecer los actuales mercados y desarrollar nuevas opciones a nivel local, nacional e internacional, así como fomentar la asociatividad y empresarialidad para que las personas que cultivan, pescan o producen alimentos se conviertan en actores protagónicos de su desarrollo.

La dinamización de los encadenamientos de los diferentes productos agropecuarios y pesqueros será otra de nuestras prioridades. Por eso, buscaremos propiciar el crecimiento económico sostenible de las familias y las organizaciones del sector, así como garantizar que las personas que cultivan, pescan y producen los alimentos que consumimos reciban un trato digno y un precio justo.

La modernización del agro será un punto vital en nuestro accionar. Por ello, fortaleceremos los sistemas de producción para que sean compatibles con el medio ambiente y respetuosos con el clima, e impulsaremos nuevas tecnologías que permitan aumentar la productividad, producción y sostenibilidad de los sistemas de producción.

No olvidaremos tomar acciones para tratar de erradicar la desigualdad entre hombres y mujeres del sector. Lucharemos porque las mujeres puedan tener garantizados recursos productivos, económicos, naturales, a la propiedad, a las nuevas tecnologías y a los servicios económicos; y estableceremos medidas que les permita fortalecer su papel en los sistemas de salud, nutrición y alimentarios como productoras, procesadoras y consumidoras de alimentos. De igual forma, buscaremos equilibrar las responsabilidades de cuido y productivas para lograr así un empoderamiento económico integral.

Volver

POLÍTICA EXTERIOR Y RELACIONES INTERNACIONALES

Proponemos una Política Exterior que ponga al ser humano en el centro de su agenda. Que dirija sus acciones a mejorar la calidad de vida de las personas y las comunidades. Que cuide de las personas, que cuide de nuestro país y que coadyuve para cuidar y regenerar nuestro planeta. La agenda de Política Exterior se desarrollará a partir de 4 ejes:

Vinculación entre Política Exterior y Política interna: La Política Exterior debe sentirse cercana a todos los habitantes, debido a su relación, en el mediano o largo plazo, con la calidad de vida de las personas. La Política Exterior impacta la Política Interna y la Política Interna debe influenciar la Política Exterior. Esta vinculación es real, necesaria e importante, por lo que se debe mantener absoluta coherencia entre lo que defendemos afuera y lo que acontece dentro. Los principios que rigen la política doméstica deben impactar en el ejercicio de la política exterior.

Política Exterior Feminista para el Desarrollo Sostenible: La Política Exterior Feminista está orientada por un conjunto de principios que direccionarán las acciones gubernamentales para reducir y eliminar las diferencias estructurales, brechas y desigualdades de género con el fin de construir una sociedad más justa y próspera. La Política Exterior Feminista de Costa Rica, incorporará la igualdad de género, en la forma de hacer política exterior y en los objetivos que persigue con sus acciones. El desarrollo sostenible exige de la participación de las mujeres en todas las esferas económicas, sociales y de poder. Favorecerá la presencia y la participación de las mujeres en espacios en la toma de decisiones. Desde las posiciones de liderazgo se promoverán acciones de igualdad de género que, a mediano y largo plazo, generen cambios estructurales.

Cooperación Internacional para la innovación tecnológica y científica: Se realizará un esfuerzo sistemático y sostenido para que la Cooperación Internacional que recibe Costa Rica sea destinada para proyectos relacionados con la innovación, la tecnología y la ciencia, vinculados al desarrollo sostenible. Además, impulsaremos la creación de una Agencia de Cooperación Internacional que permita fortalecer la vocería y capacidad de interlocución internacional del país con actores internos y externos, para fortalecer nuestro posicionamiento regional, y nuestra voz en lo multilateral.

Fortalecimiento del Servicio Exterior: Finalmente, fortaleceremos el servicio exterior. Un país sin ejército y vehemente impulsor del multilateralismo y la paz, debe contar con las mejores y más preparadas personas en la carrera diplomática. Por eso buscaremos aumentar el número de personas diplomáticas de carrera asegurando altos estándares en el proceso de selección.

Volver

AMBIENTE

Costa Rica debe convertirse en un referente y líder a nivel mundial de conservación, uso y aprovechamiento sostenible de su biodiversidad y recursos naturales, en donde se logre un verdadero equilibrio en el mantenimiento de nuestro capital natural y la generación de oportunidades equitativas de bienestar y desarrollo. Debemos apostar activamente por las nuevas tendencias relacionadas a sostenibilidad, economía verde y azul, transición hacia la descarbonización y lucha contra la crisis climática que amenaza la existencia de la Humanidad. El gran reto es iniciar la transformación de nuestro modelo tradicional de desarrollo hacia uno donde lo ambiental va de la mano con lo económico, donde uno es parte del otro y viceversa.

Fortaleceremos la visión política que promueve la integración de manera transversal de los asuntos ambientales dentro de otras esferas de la sociedad, con el fin de que no se vea como un apartado solo y desligado. Una visión que no se limite únicamente al reciclaje, a los productos orgánicos o al ahorro de electricidad y agua; un enfoque que vaya de la mano y esté inmerso en la educación y en la formación, en la cultura, la innovación, la tecnología, el comercio, el consumo, la producción, la seguridad y la salud. Para ello, impulsaremos una coordinación y sinergia interinstitucional sólida, lógica e integral, pero sobre todo, un cambio de mentalidad y acción de múltiples sectores.

Nuestra apuesta es la actualización y ordenamiento del marco jurídico ambiental, pero sobre todo por su cumplimiento y ejecución por parte del Estado costarricense. Que la población sienta e internalice que la ley cubre, resguarda y protege al medio ambiente. Es una tarea enorme, paulatina, lenta, y que requiere voluntad política de muchos actores; pero que dará sus réditos y beneficios para nuestra colectividad.

Volver

ECONOMÍA

Nuestra aspiración es un crecimiento económico sostenible e inclusivo, que tenga como objetivos generar empleos en todo el territorio y en todos los segmentos de la población, disminuir las desigualdades, resolver las dificultades fiscales del país y enfrentar la crisis climática global; un crecimiento que impulse el desarrollo humano, ofrezca oportunidades a todas las personas, y que potencie los empleos de calidad, los emprendimientos productivos y la eliminación de la desigualdad.

Bajo esta visión, la desconcentración del desarrollo es vital. Por eso, nos enfocaremos en reducir las brechas y el rezago económico en las regiones más vulnerables, y potenciar que los beneficios del crecimiento lleguen a quienes habitan fuera de la Gran Área Metropolitana. Esto será posible mediante estrategias diferenciadas de inversión social, obra pública y programas de fomento productivo en esas regiones.

Por otro lado, está la cambiante situación de las tecnologías en el contexto global. En un mundo cada vez más interconectado y digitalizado, Costa Rica tiene las condiciones para insertarse y adaptarse a “la nueva economía” que se fundamenta en el desarrollo, implementación, adaptación y uso eficiente de las tecnologías de la información y comunicación (TIC), ciencia de datos y los desarrollos de alta tecnología. Por eso, buscaremos acelerar la cobertura digital, y así garantizar mejores condiciones para la atracción de inversiones en estos ámbitos, haciendo de la Revolución 4.0. una oportunidad para potenciar nuestro talento y el desarrollo humano.

La situación económica de las mujeres será prioritaria, ya que históricamente han presentado mayores tasas de desempleo, así como múltiples barreras para insertarse al mercado de trabajo y ser justamente remuneradas. Por eso, tenemos el compromiso de mejorar el acceso a empleos dignos en igualdad de condiciones, así como a mejorar la cobertura y la oferta de servicios de cuidados.

El éxito económico de la nación dependerá también de nuestras acciones para enfrentar la crisis climática global. Debemos continuar decididamente en la ruta de la descarbonización y adaptar nuestra matriz productiva a políticas de economía circular, pues el empleo y la innovación con soluciones basadas en la naturaleza representarán una fortaleza para nuestro desarrollo económico. Por esto, promoveremos la emisión de Bonos Soberanos Verdes para proyectos país que mejoren la infraestructura, gestión del agua y programas de transformación productiva; y buscaremos introducir impuestos verdes en nuestro esquema tributario.

En la misma línea, fortaleceremos la atracción de empresas extranjeras que generen empleos de calidad en todo el territorio nacional, así como las políticas públicas que generen mayores encadenamientos productivos con la industria costarricense. El acompañamiento al sector empresarial para superar las barreras técnicas también será prioritario.

Es importante señalar que todo esto lo aspiramos a concretar con un Estado moderno, eficiente, responsable y competente, donde las decisiones de política y desarrollo se basen en criterios técnicos respaldados por evidencia y datos científicos; y donde se puedan dirigir los recursos públicos para la lucha contra la desigualdad de manera precisa y sin filtraciones. Por ello, continuaremos con los esfuerzos para el rediseño del gasto en remuneraciones y transferencias corrientes, y buscaremos un acompañamiento al sector empresarial desde el ámbito público que elimine la desarticulación, las duplicidades y las dispersiones en la atención a emprendedores. Estas reformas deben de realizarse siempre procurando que el Estado pueda asegurar derechos y servicios públicos para la población.

Finalmente, como parte de las políticas de crecimiento económico, el gobierno impulsará la legalización del uso y producción del cannabis en todos sus usos. Con una regulación apropiada, esta política tiene un gran potencial para generar empleo y riqueza mediante la creación de una industria nueva en el país.

Volver

CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

Soñamos con una sociedad que exporta y genera conocimiento, que predominantemente tenga una fuerza laboral especializada y una economía afianzada en la generación de alto valor agregado. Para materializar estas posibilidades es necesario: invertir en el fortalecimiento de la educación en áreas STEM(Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemática), especialmente en la niñez y, sobre todo, en las niñas como motor de ese cambio; planteamos la necesidad de infraestructura para la investigación científica y por tanto, la gestión de fondos para la ciencia: y además fortalecer los esfuerzos que en conjunto la academia, el sector productivo, la sociedad civil y el Estado, para gestar de cara a una nación de bienestar del siglo XXI.

Queremos que el mundo vea a Costa Rica como país de Ciencia y Tecnología, Bienestar y Desarrollo Sostenible. Para esto: como primera etapa proponemos un plan País para generar la masa crítica de científicas, científicos y personas técnicas que el país requiere. Es fundamental el impulso y el incentivo de las matemáticas en las etapas tempranas de la niñez costarricense con programas que incentiven a las familias y fomenten a la niñez al acercamiento a la ciencia y las matemáticas.

Queremos generar incentivos para empresas en tecnologías “verdes” que potencien al país como un “hub” de tecnología verde en el mundo.

Queremos que el desarrollo en Ciencia Tecnología e Innovación sea para los pequeños y medianos emprendimientos también. Proponemos que junto al MEIC, el Ente Costarricense de Acreditación (ECA) y el Sistema Nacional de la Calidad, identifiquemos esas barreras no arancelarias al comercio que le impiden a estas pequeñas empresas nacionales exportar. Muchas de estas dificultades para acceder a mercados, se deben a ensayos, tecnología y mediciones que estas empresas no pueden desarrollar o acceder para exportar. Pretendemos generar programas para encadenar la Ciencia de las Mediciones como herramienta para la exportación, la productividad y la reactivación económica.

Impulsaremos la formación de capital humano en Ciencia y Tecnología con CONAPE como modulador en la mejora de la educación de las personas jóvenes adultas en Ciencia y Tecnología. Queremos promover los préstamos para el estudio de grados y posgrados en áreas de STEM, especialmente para las mujeres, en instituciones que cumplan estándares de calidad; planteamos acercar la brecha de género entre jóvenes estudiantes en el área de STEM.

Creemos que la Ciencia no tiene fronteras. Para compensar la fuga de cerebros que se van del país, aprovecharemos el intercambio de Recurso Humano con el más alto nivel de calificación: con doctorados y maestrías en el área de STEM, en áreas que el país no tenga especialistas; tanto como para la academia, como para sectores de investigación y desarrollo. El sector económico de mayor crecimiento es el de zonas francas, el cual no siempre tiene el capital humano necesario para seguir creciendo al ritmo deseado; planteamos firmar acuerdos de reconocimiento de diplomas con las principales universidades del mundo y la flexibilización de los temas migratorios de manera temporaria, con el fin de reactivar la economía e incentivar la Ciencia y la Tecnología.

La mayor parte de la Investigación Científica se realiza en los posgrados universitarios, únicamente, 1 de cada 1000 personas ingenieras poseen doctorado y 3 de cada 100 personas ingenieras poseen maestrías. Es necesario tener un sistema en donde los costarricense puedan capacitarse al mayor nivel y, que este sistema de posgrados pueda ser financiado por el Estado. Los posgrados no son un lujo y sí parte del sistema educativo necesario. En un gobierno de CHH se intentará articular para que las Universidades públicas, MICITT, CONAPE y sector productivo dispongan de becas y financiamiento para posgrados en el área de STEM.

Más del 90% de la información científica que se produce en el mundo es generada en el idioma inglés. Queremos incentivar el uso del idioma inglés como segunda lengua para documentos de grado y algunos programas educativos en el área de Ciencia y Tecnología.

Tenemos la necesidad de apoyar la industria tecnológica nacional. Costa Rica tiene empresas nacionales que producen dispositivos médicos, a las cuales la infraestructura tecnológica del país puede quedarse corta, y las mismas, necesitan hacer análisis, estudios e investigaciones fuera del país. Proponemos como país, coordinar con este sector, con las agencias de fomento y las universidades públicas para tener la infraestructura país que permita la existencia y la creación de nuevas empresas de alto valor agregado con capital nacional.

Proyecto para la creación de una fuente de luz sincrotrón para la región centroamericana.

La fuente de luz sincrotrón es una máquina circular que acelera electrones a velocidades cercanas a la luz. Este proceso produce una luz muy intensa que se utiliza para estudiar la estructura y propiedades de casi de cualquier material. Con este proyecto queremos posicionar el país como un verdadero “hub” en ciencia y tecnología a largo plazo. Esto permitirá proyectar la investigación de las Universidades y de los “clusters” de ciencias médicas, semiconductores y aeroespacial instalados en el país. La pandemia mostró que países que tienen capacidades de estudiar enfermedades como el COVID-19 o la H1N1, salen mejor librados que los países espectadores. Las economías que tenían capacidades para dar soluciones a estos desafíos contaban con el sincrotrón para resolver muchas de sus incógnitas. Este proyecto tendría impacto directo en el desarrollo de la biomedicina, industria de los nano materiales, polímeros, entre otros.

El proyecto pretende realizarse en etapas: la primera requiere firmen acuerdos internacionales con laboratorios de otros países; para que los científicos costarricenses puedan acceder a espacio para investigar en estas facilidades. Posteriormente, una vez creada la masa crítica de científicos y personas de la región, se harán los estudios de factibilidad técnica para la construcción de la facilidad. El gobierno de CHH pretende realizar la primera fase del proyecto y encaminar esfuerzos para la segunda etapa. En Latinoamérica únicamente existe un laboratorio sincrotrón, en el cono Sur, por lo que atraería a científicos de toda el área.

Volver

CIUDAD Y TERRITORIO

Nuestros barrios y comunidades representan el lugar donde las personas tienen la mayor parte de sus experiencias de vida, y donde se define su calidad de vida. Sin embargo, en las últimas décadas, la inseguridad, la desigualdad y otros fenómenos han limitando la vida comunitaria, minando la confianza y reduciendo la convivencia en las vecindades. Para el desarrollo de comunidades seguras, inclusivas y resilientes, se debe ofrecer mayores competencias a las autoridades más cercanas a los problemas locales, quienes pueden integrar las experiencias de las personas en la planificación del territorio, especialmente de aquellas más vulnerables.

Para promover la inclusión social y el desarrollo local, se deben contemplar políticas para la vivienda asequible. Al mismo tiempo, la infraestructura y el equipamiento local debe permitir la movilidad segura y el acceso a recursos y servicios, que satisfagan necesidades básicas y habiliten oportunidades a las personas para el desarrollo integral de su proyecto de vida. A una distancia caminable de cualquier hogar en Costa Rica, debe haber acceso a lugares de esparcimiento que favorezcan el encuentro social y la convivencia, además de zonas para el contacto con la naturaleza. Las comunidades, incluso las más urbanas, pueden ser hábitat saludable para diversas especies. De la misma forma, las vías deben ser seguras, garantizando la movilidad de las personas más vulnerables, favoreciendo los modos de traslado más eficientes y confortables y permitiendo a las personas acceder a sus destinos deseados.

El crecimiento de nuestras urbes ha sido descontrolado e inercial, lo que afecta la calidad de vida de las personas, encarece y limita en diferentes grados el acceso a recursos y servicios, reduce la productividad y estimula la generación de más residuos contaminantes, en un contexto de crisis climática. Ya que cada vez más personas viven en ciudades, es importante pensar en un modelo de ciudad centrado en el ser humano, donde se facilite al mayor número de personas su acceso a vivienda, oportunidades para el desarrollo personal y laboral, zonas de esparcimiento, así como a redes afectivas y de apoyo. Por estas razones, la vocación de las ciudades de Costa Rica, considerando el reconocimiento internacional de nuestro país en materia de conservación natural, no es otra que ser ejemplos globales de sostenibilidad.

Implementar el desarrollo urbano orientado al transporte, que entre otras cosas promueve el crecimiento urbano compacto, permitirá fomentar la convivencia y la movilidad sostenible, segura y eficiente, reduciendo tiempos de viaje y promoviendo una mayor eficiencia energética. Para esto, es importante orientar el diseño de vías por la pirámide de movilidad, que protege a los actores más vulnerables, prioriza al peatón en primer grado y facilita su acceso a una red multimodal que estimula la movilidad activa y mejora la conveniencia en el uso del transporte público, con el tren eléctrico como columna vertebral.

El manejo responsable y eficiente de nuestras ciudades asegura la protección de nuestras zonas rurales, costeras y de conservación, ya que un desarrollo urbano controlado y compacto permite que estas últimas no sufran las presiones ni amenazas que vienen con la urbanización descontrolada. Las ciudades del país deben conformar una red conectada por infraestructura de primer nivel, que incluya transporte de bienes y de personas, así como de energía y de telecomunicaciones, bajo tecnologías modernas y limpias. Estas mismas redes deben servir a la producción agropecuaria y costera, mientras otras redes de infraestructura verde y azul generan conectividad entre nuestras zonas de conservación.

Para alcanzar esta visión, es importante fortalecer los mecanismos de coordinación entre instituciones y los espacios de trabajo entre el gobierno nacional y local, que rompan las limitaciones de la planificación en silos y favorezcan esquemas descentralizados de gobernanza, que aprovechen nuevas tecnologías, conocimiento científico, datos y herramientas, así como nuevos enfoques para la mejor gestión del territorio.

Volver

EJES EN CONSTRUCCIÓN

Nuestra apuesta es por un país más solidario, inclusivo, feminista y justo que luche contra la crisis climática y las desigualdades; un país que aborde la Revolución 4.0 con una visión ética y digna, centrada en el ser humano. Por eso, estamos construyendo ejes y propuestas en otras temáticas como cultura, vivienda, empresas públicas, telecomunicaciones, salud y seguridad social, turismo, bienestar animal, reforma del Estado, deportes, entre otros.

Volver